jueves, octubre 23, 2008

¡Soy una semilla!

Publicado por V. en 8:27 p. m. 1 comentarios
Me doy cuenta de mi progreso. La semilla a la que tanto he cultivado durante mi vida, no sólo ha comenzado a germinar, sino que ya está dando brotes. Soy mejor de lo que fui ayer. Cada día estoy mejor, cada día estoy más grande.

Hoy, por ejemplo, volví a leer "Kew Gardens" por simple curiosidad ante los comentarios de una amiga que proclamaba que "los cuentos de la Woolf son fomes". Y lo leí, de la misma manera que tres años atrás lo hice en mi curso introductorio de "Approaches to Literature". La diferencia fue que hoy no tuve problema alguno para comprender las palabras de Woolf, e incluso pude disfrutar de las delicias descriptivas que se encuentran en el cuento, como la traslucidez de una hoja expuesta a pleno sol. Y me sonreí. Porque no recuerdo haber notado tal belleza la vez anterior, porque pasé todo por alto. Porque revisando mis notas (que curiosamente están en el mismo cuaderno que me traje desde Chile) me doy cuenta de que estaba absolutamente perdida. Y porque entonces Virginia Woolf era para mí una completa desconocida, mientras que hoy es una gran amiga y fiel compañera. Juntas mantenemos largos diálogos sobre los pequeños detalles que le dan belleza a la vida, y exploramos los pensamientos internos de nuestros personajes ficticios (aunque a veces ellos pueden tener gran semejanza con la realidad).

Y de verme crecida, no tanto para los lados (aunque no puedo negar que esta comida estadounidense esté potenciando mis dimensiones corporales) sino hacia lo alto. Mis pensamientos se encumbran por los altos cuán ágiles volantines, coloridos y siempre con un cable a tierra. Me siento feliz de estar brotando ¡por fin! desde la tierra. Y no sé cuánto tardaré en florecer, pero ¡para allá vamos!




martes, octubre 21, 2008

Conversación Nocturna

Publicado por V. en 9:40 a. m. 1 comentarios
Entretención, no me falta.


Sé que a veces (por no decir muchas veces) me quejo de que en Richmond fuera de estudiar, no se hace nada. Pero bueno, tales comentarios sólo indican de que soy una gran mentirosa. Porque la verdad es que aquí lo estoy pasando fenomenal. Y quisiera agradecer a todas las personas que contribuyen a generar tan agradable ambiente, ya estén aquí ó en la quebrada del ají.

Pero hoy he decidido homenajear a mi gran amiga Fran, que si no me alegra el día, por lo menos me alegra la noche...(por favor, que no se mal entienda!).

Para muestra, un botón:




Y así fue como anoche desperté a medio edificio con el estruendoso volumen de mis carcajadas, porque aunque no se alcanza a ver bien, el díalogo va más ó menos así en la última ventana:

"Valentinísima (F) dice:
Soy una piñaaaa!

(*) Fran (*) dice:
Pfffffff!"

Y bueno, quizás a nadie más le importa, pero a mí sí. Sólo quería compartir mi gran aprecio por la amistad de esta rubia voluptuosa, esta "diablita" cuyo potencial erótico está por determinarse pero que según su horóscopo está a punto de estallar (para más info remítase a blafkita.blogspot.com).

Saludos a todos y que CONSTE que ESTOY ESCRIBIENDO MÁS SEGUIDO!

lunes, octubre 20, 2008

Aquellos ojos verdes...

Publicado por V. en 6:36 p. m. 3 comentarios
"Y esa forma de mirar que tienen tus ojos verdes,
y esa manera de andar que a mí tanto me entretiene;
sabes que te quiero...¡AUNQUE SEA MI MUERTE!
Desde que te ví ya me rasgaste el alma,
cuando me impregné de la luz de tu cara;
[y ahora que te tengo cerca y estás en mi cama]
quisiera quererte tanto, tanto y tanto hasta que llegue el alba..."
----------------------------------------------------------------------
Valentina: "¿Qué va a pasar con...? ¿Qué voy a hacer con...? ¿Por qué no me lo puedo quitar de la cabeza, si yo sé que él no me quiere, que nunca seremos más que "sólo amigos"?
RESPUESTA DEL ORÁCULO:
Tú: La Sacerdotisa
La verdad es que hasta entran ganas de decirte que el hecho de que tires estas cartas de tarot resulta inútil en tu caso, debido a la exacerbada intuición que tienes en estos momentos. Todos tus sentidos - incluido el sexto - están despiertos. Ten confianza en ti, percibirás los mínimos detalles y adivinarás lo que hace falta.
Las Vibraciones: La Rueda de la Fortuna
¡Algo insospechado! Esto es lo que te aportan las vibraciones que te rodean. Odian la rutina y les encanta sorprenderte para conseguir maravillarte.
La Respuesta: La Muerte
¿Esperabas algo nuevo? Lo tendrás. La carta de la Muerte simboliza una transformación radical de tu vida afectiva y amorosa. Alterada, inesperada y sorprendente, el efecto de este encuentro hará que te reveles a ti misma. Puede que se trate de una relación con una persona de un entorno social y profesional completamente diferente al tuyo. O con alguien más joven que tú. La relación se anuncia complicada , puesto que se apoya en bases "movedizas". Un funcionamiento que permite dejar de lado toda rutina en la pareja.
Valentina: F*CK! ¿Por qué se me ocurre consultar estas tonteras? ¡Ahora más rollos me voy a pasar!
----------------------------------------------------------------------
Y es que sí, no me puedo sacar esos ojitos verdes de la cabeza, ni tampoco ese lunar juguetón que baila sobre sus labios. Su sola presencia me pone absolutamente nerviosa y su hermosa sonrisa me arranca mil suspiros que debo ocultar con cautela porque, claro está que, aunque mi corazón lo ansía más que ninguna otra cosa en la vida, we are not meant for each other. Quisiera poder convencerme de lo contrario, pero ya queda muy poco tiempo antes de mi regreso, y seguramente nunca lo volveré a ver en mi vida. Vivimos en hemis ferios opuestos, en opuestos rincones de la tierra; él es norte y yo soy sur; yo soy fuego y él es tierra...¿cómo podríamos llegar a estar juntos alguna vez?
Y es por eso que, en silencio, sólo lo miro...observo...me deleito. De sólo pensar en él me pongo tembleque, de sólo imaginar en la posibilidad de que alguna vez él me quisiese...uff! Mi corazón llega a saltar de la felicidad. Y es que él me vuelve cursi y ridícula, me sonroja las mejillas y me pone coquetona. Él y sus ojos verdes, que me encantaron...(casi literalmente).
----------------------------------------------------------------------
"Aquellos ojos verdes
de mirada serena,
dejaron en mi alma
eterna sed de amar.
Anhelos de caricias,
de besos y ternuras.
De todas las dulzuras
que sabían brindar.
Aquellos ojos verdes,
serenos como un lago,
en cuyas quietas aguas
un día me miré.
No saben las tristezas
que en mi alma han dejado
Aquellos ojos verdes,
que yo nunca olvidaré. "

sábado, octubre 04, 2008

Valentina goes Violeta

Publicado por V. en 11:56 p. m. 1 comentarios
Y Run Run, me vine pal Norte!

Quisiera pedir disculpas a todos mis asiduos lectores--es decir, a mis amigos más queridos---por no haber actualizado este espacio en los dos meses que ya llevo acá, en esta traicionera tierra de la libertad.

Si no lo he hecho, no ha sido por falta de ganas, si no por falta de tiempo...aunque esa también es una mala excusa, porque nada debería impedirme dedicarle algunos minutitos a mi seres queridos. Pero bueno, aquí estoy, reportándome desde la ostentosa University of Richmond. ¿Cómo llegué aquí? ¿Qué hago aquí? Son preguntas que surgen constantemente, a pesar de que en un principio las respuestas me parecían tan claras.

Pero bueno, me alegra informarles que a pesar de los altos y bajos este viaje me está haciendo muy bien. Siento, y me doy cuenta, de que estoy creciendo mucho (y no necesariamente para los lados, sino espiritualmente) y que cada día aprendo cosas nuevas. Este aprendizaje no se refiere meramente a una cosa académica (aunque sí, ¡académicamente estoy progresando muchísimo también!) pero también a un aprendizaje de vida. Vivir sola, estar sola...hay tanto espacio para pensar, para desarrollarse. La meditación se ha convertido en mi mejor amiga, y también en mi peor enemiga. A veces simplemente lloro ante la frustración de no poder realizar lo que pienso, o de no pensar como actúo...o más bien ante la eterna contradicción que soy, ante mi compleja complexión, mi infinito vacío interior que busca sujetarse y satisfacerse de lo primero que encuentra a su paso.

Y fue así que descubrí a Violeta. Me encontré con ella primero a través de sus canciones, luego a través de sus décimas, y el resto fue historia! Violeta, mi eterna compañera en los momentos de nostalgia, Violeta mi mentora y amiga. Con ella me siento más acompañada que nunca, con ella me siento más chilena que nunca...con ella me transporto a esa larga y angosta faja de tierra que no logro sacarme de la cabeza.


 

The Marvellous Adventures Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos