jueves, diciembre 27, 2007

Con el pasaporte vencido...

Publicado por V. en 12:54 p. m. 0 comentarios

Con el pasaporte vencido...

Se acerca el fin de año y con él, una serie de cambios inevitables para dar comienzo al año nuevo. Prueba de ello, es la línea divisoria que se ha generado entre "este año de mierda" y "el próximo año". El próximo año promete ser el comienzo de una nueva etapa en mi vida, donde me despido de la vieja Valentina, para dar paso a mi nueva yo, una versión actualizada y mejorada de mí.

Pero cuando es que podré ser "la nueva yo"...es que acaso estoy en un proceso de transición? No lo creo. La "nueva yo" es la misma "antigua yo", pero distinta. Distinta porque todavía no la conozco, y ya tengo asumido que la gente cambia, yo cambio y constantemente. Entonces, podría ser posible que la yo de hace cinco minutos no es la misma que la que está escribiendo AHORA?
AHORA? AHORA? Tres Valentinas distintas? AHORA? Otra más?

De sólo pensarlo, es para volverse locos. Pero el punto de empezar un nuevo año no es precisamente dejar todo olvidado en el pasado. El nuevo año es un punto de referencia para analizar lo que ha ocurrido en un determinado transcurso de tiempo. Y es así que el año pasado (parándome anticipadamente a mirar desde el próximo año) no me parece tan "de mierda" como había pensado.

Este año, el 2007, sin duda que ha sido un año de profundos cambios. Cambio de amigos -unos que van, otros que vienen -cambio de mentalidad, de imagen, cambio de todo. En otras palabras, ha sido un año realmente maravilloso, lleno de progresos. He aprendido a valorarme de una manera en que nunca lo había hecho antes. Y de alguna manera, con mis veinte años recién cumplidos, comienzo a sentirme por primera vez "levemente adulta".

Sólo ayer me di cuenta que tenía el pasaporte vencido. Estaba hablando con un amigo que no había podido viajar a EE.UU como lo había planeado porque no se había dado cuenta que su pasaporte no estaba al día. Fui corriendo hasta mi armario y horror! Yo, que me había burlado de su imprudencia, estaba en las mismas! Así me puse a revisar los timbres de entradas y salidas y recordé algunos pasajes de mis viajes. Miré con espanto la horrible foto donde salgo con cara de guagua y de tuto...definitivamente es hora de renovarlo.
 

The Marvellous Adventures Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos